"Gaiteiros de Lisboa". 26 años después, en Ponte de Lima, sensaciones de que lo mejor aún está por venir...

Teatro "Diogo Bernardes". 19.01.2018. Aforo : casi lleno. Ponte de Lima. Gaiteiros de Lisboa. Hay un dicho, entre los habituales de los conciertos, que habla por si solo : "cuando el espectáculo merece la pena, sea cual sea su duración, siempre parece poco y el tiempo pasa volando". Y es cierto. Para ejemplo, la actuación de los incomparables Gaiteiros de Lisboa, este sábado en Ponte de Lima. El palco de las grandes noches musicales, en el Alto Minho, es -sin duda- el teatro "Diogo Bernardes", en Ponte de Lima. Y así lo fue este sábado, con un grupo mágico que hace fácil lo difícil, que recopila sonidos y voces tradicionales, que los mejora y produce en forma debida y que presenta también a través de algunos instrumentos, no pocas veces, de apariencia extraña incluso. "Gaiteiros de Lisboa", 26 años después, sigue haciendo presente sonoridades del pueblo llano, con una facilidad y ritmos pasmosos, con un estruendo contenido que por momentos resulta admirable, independientemente de contagioso que inevitablemente es. Por lo anterior y -también- por la profesionalidad de sus integrantes, el sexteto de "Gaiteiros de Lisboa" acaba ofreciendo espectáculos como el de Ponte de Lima que -basados en raíces y elementos populares y tradicionales- resultan altamente atractivos, sean cuales fueren las canciones y melodías que integren el repertorio de cada actuación. Acababan de grabar -el día anterior- su último disco y 24 horas después en Ponte de Lima volvieron a presentarse -recordando sobre el escenario haberlo hecho antaño-. Los contagiosos ritmos, la singular presencia de las gaitas de foles mezcladas con el poder de timbales y bombos, la maestría indudable de veteranos y jóvenes (algo se renovó el grupo) en estos "Gaiteiros de Lisboa"... siguen haciendo presente un grupo imprescindible para reivindicar una porción muy interesante de la música popular y folk portuguesa. El concierto de Ponte de Lima supo a poco. Pero lo breve, si bueno, dos veces bueno... como decía Baltasar Gracián. ¡Cuanta razón tenía el jesuita y escritor del siglo XVII con su famosa frase!. 75 minutos intensos, de continuadas interpretaciones, las primeras incluso sin diálogo ni presentación previa, fueron la importante tarjeta de visita que en el "Diogo Bernardes" dejaron quienes siguen en gran forma, quienes una vez más dijeron que están ahí para seguir siendo lo mucho y bueno que fueron; para seguir demostrando que hay que seguir contando con ellos y que 26 años después pueden desafiarnos y seguir diciendo que lo mejor aún está por venir... si ellos se empeñan. Y es que músicos y calidad en estos tienen de sobra para todavía hacer más grande la leyenda de los "Gaiteiros de Lisboa".
EUGÉNIO EIROA & CACILDA MACEIRA

Gaiteiros de Lisboa, en Ponte de Lima, minutos antes de salir al escenario del concierto.



Copyright © EUGENIO EIROA. Designed by OddThemes