¡Ya sería el colmo que Varandas acabase haciendo bueno al tal Bruno de infausto recuerdo...!.

Alverca, de la tercera categoría del fútbol portugués, acabó con la suerte del Sporting (de Lisboa) en la tercera ronda, a partido único, de la Taça de Portugal.
Varandas, el mandamás del SCP, salió del campo diciendo en apenas un santiamén que todos los directivos se sentían avergonzados.
Silas, el nuevo entrenador, dio la cara en un callejón externo a la sala de prensa, sorteando así la estúpida prohibición que sobre el pende, impidiéndole hablar como máximo responsable que en realidad es del plantel verdiblando. Silas, que solo lleva dos semanas tratando de enderezar el rumbo de un barco a la deriva, dio la cara, cuando la reglamentación estúpida le servía muy bien de coartada para eludir a los periodistas. Pero Silas es un tipo que se viste por los pies...

El Sporting había ganado en la pasada temporada 2 títulos, al mando del holandés Keizer. A este entrenador, Varandas apenas le dejó caminar dos meses en la nueva temporada : le echó a las primeras de cambio. Por medio, Varandas colocó al empleado Leonel Pontes para ver qué pasaba... y pasó que el asunto fue a peor. Ahora trajo a Silas, que primero taponó rapidamente la hemorragia, pero... los apósitos se desprendieron ante el vendaval del Alverca y han dejado al aire la herida... Reabierta esta, y sin tiempo para Silas aplicar realmente sus métodos, ya veremos cómo termina la temporada del Sporting... y eso que, estamos aún en octubre y, en teoría, habría tiempo de sobra para enmendar mínimamente la plana. Pero... hay quien dice que lo que mal empieza, mal acaba. ¡Ya sería el colmo que Varandas acabase haciendo bueno al tal Bruno de infausto recuerdo...!.

Varandas