Sobre el maltrato -ya demasiado habitual- a los adeptos del Braga en no pocos de los estadios que visitan (estadio do Bessa, ahora también)

El Sporting Clube de Braga se distingue por tener una masa de adeptos muy fieles -y por lo general ejemplares- que le suelen acompañar en los partidos de fuera de casa. 
El pacto es muy sencillo : el club dispone de autocares a precios muy bajos por ocupante y... los autocares se llenan. Cuanto más lejos es el desplazamiento, eso sí, menos adeptos viajan; cuanto más cerca, más... Pero al Braga, en el peor de los casos, nunca le faltan varios centenares de apoyantes, incluso en el lejano Portimâo. Y no han faltado históricas "invasiones" de 12.000 (Leiría) y 13.000 (Figueira da Foz) adeptos en la temporada en que el club llegó a ser segundo en el Campeonato

Esta vez, tocó el cercano Porto, estadio do Bessa. Pese al horario del partido 20:15 horas, en día laborable, fueron miles los seguidores que el Braga tuvo en el estadio del Boavista : numerosos autocares y un batallón de coches particulares. Nada, por otra parte, que no hubiese sucedido en años anteriores...
¿Qué cambió esta vez?. Pues... que en el estadio do Bessa, en lugar de reservar aquella bancada superior norte íntegra, como sucedió otras veces, con lo que podríamos estar bien a gusto en el lugar, con notables espacios de seguridad incluso, con dos sectores de WC´s, con dobles accesos/vomitorios... en lugar de eso, como siempre había sido, se ofreció a los muchos seguidores del Braga la mitad del espacio de otras veces, cortada la bancada por la mitad, suprimidos la mitad de accesos/vomitorios, con solamente unos WC´s en vez de dos zonas de wáteres-aseos, convertidos los que había en auténticas pocilgas, con líquidos inundando los suelos, etc. etc. 

Y por cierto : con empleados del Boavista quedándose -al entrar en el estadio- con las entradas (bilhetes) que portaban los adeptos del Braga ... desproveyendo al espectador así del documento que acreditaba la legalidad de su estancia en el lugar... ¿Qué hace la Liga Profesional que tolera esta auténtica confiscación del billete, llevada a cabo por el personal de servicio que allí tiene el Boavista?. En nuestro caso, a la salida del partido, fuimos directos a exigir a uno de aquellos tipos que nos había confiscado las entradas al llegar, que nos entregase las mismas, so pena -le dijimos- de presentar una denuncia ante la autoridad : lo cierto es que del fajo con cientos que tenía en la mano, no le importó entregarnos dos...

El resultado de esta hospitalidad tan generosa mostrada por el Boavista... fue para los aficionados del Braga, tener que estar apretados, al límite, en la mitad de la bancada disponible, realmente incómodos sin necesidad alguna de ello, encajonados -literalmente- y reduciéndose así los márgenes de seguridad si hubiese, por ejemplo, que proceder a una evacuación del lugar...
Un trozo de la bancada superior Norte, eso fue lo que se disponibilizó para la gran marea de los seguidores del Braga que no son precisamente las docenas que acompañan a un Paços de Ferreira o un Moreirense, por ejemplo...
Un trozo de la bancada Norte donde cada año que pasa las sillas (cadeiras) tienen más mierda incrustada en el plástico que aún comportan (algunas sillas rajadas, medio rotas...) pues se observa muy bien que la limpieza de las mismas, si se hizo algún día, debió ser incluso -¡quien sabe!- muchos meses o años atrás.
Es comprensible que el modesto Boavista no tenga dinero para mantener adequadamente su estadio y se limite al mínimo. Pero no se justifica tener clausurada la mitad de la bancada superior norte, que fue, al completo, siempre, el lugar destinado a los adeptos del club visitante...
La Liga de Fútbol profesional, tan dada a prohibir la entrada incluso de mini-paraguas de la loja do chinés y -al tiempo- a no exigir a los clubs que provean en los estadios bengaleiros donde los aficionados puedan dejar sus para-chuvas para recogerlos luego al terminar el partido... La Liga de Fútbol profesional, tan dada a velar por la comodidad y seguridad de los espectadores --de eso tanto presume- es un bluff desde el momento en que permite que en campos como el estadio do Bessa, se ofrezca el trato que se ofrece a los aficionados del equipo visitante.

El asunto es grave, porque al contrario de lo que acontece en el estadio do Bessa, el Sporting Clube de Braga recibe siempre a los adeptos de los equipos visitantes de su estadio, poco menos que con honores de bandera, banda y música... Los autocarros llegan hasta un lugar situado a apenas 25 metros de la puerta por las que los adeptos foráneos se introducen en el estadio bracarense... van directos del autobús al interior del estadio; ni se mojan apenas en caso de lluvia... Tienen toda una bancada superior entera, si el número de adeptos fuese grande, a su disposición... WC´s limpios y suficientes, amplitud y comodidad y no acaban en la grada instalados como en una lata de sardinas.
Los autocares de los adeptos del club visitante quedan en Braga en el interior del recinto del estadio, protegidos en todo momento y vigilados, lo que impide sean asaltados y robadas de su interior pertenencias de los excursionistas, como desgraciadamente sucedió a los adeptos del SCB este jueves en Porto, en calle próxima al estadio boavisteiro.

Braga y el Braga han dado siempre un trato exquisito, el mejor de todo Portugal, a los adeptos de los clubes visitantes. No pocos de los clubes que visitan Braga dan un trato tercer-mundista a los seguidores del club arsenalista cuando visitan sus estadios : estadios en muchos de los cuales sobran espacios, porque tienen miles de asientos a las moscas generalmente... pese a lo cual, se arrincona a los adeptos del club visitante en el peor de los lugares posibles, exento de comodidades mínimas y facilidades para ver con agrado un partido de fútbol, al que no entran gratis, sino pagando.

Adeptos del Sporting de Braga, en la lata de sardinas para ellos dispuesta al efecto en el estadio do Bessa